Tiempo de lectura: 2' 47'' No. de palabras: 452

Daniel Camargo Barbosa

Daniel Camargo Barbosa era un hombre pequeño (1,65 m) y flaco. Tenía 50 años cuando violó y asesinó a 71 niñas y jóvenes de Quito, Guayaquil, Quevedo, Ambato, Machala, entre otras ciudades del país.

Su propia confesión y el testimonio de una chica guayaquileña que logró huir revelaron los detalles de cómo él operaba. "Era un extraño, pero me convenció de tal manera que me lloró y me dijo: señorita, le pido que me acompañe en nombre del Señor, yo soy un evangélico", contó la mujer a la Policía.

Camargo nació el 22 de enero de 1930 en Colombia. Su madre murió cuando él apenas tenía un año, pero poco después, su padre se casó con otra mujer. El mismo Camargo reveló a la Policía que su madrastra le obligaba a ir al colegio vestido de niña. Fue ahí donde empezó su odio por las mujeres.

No fue el único hecho que lo marcó. En la década de los años 50 encontró a su esposa con otro hombre. A partir de ese momento -según los expedientes- comenzó a violar y asesinar a niñas y jóvenes.

En 1974, la Policía de Colombia lo capturó por haber agredido sexualmente y matado a 11 niñas.

Diez años después, Camargo escapó de la cárcel y llegó a Quito. En menos de dos años -según los reportes de la Policía- violó y asesinó a 71 mujeres. Precisamente, en 1986, los agentes lo detuvieron en la av. Granados (norte de la capital) luego de que matara a una niña de 9 años.

Los informes revelan que dos uniformados lo vieron caminando de manera sospechosa y decidieron interrogarlo. Cuando lo registraron, los policías hallaron una bolsa con ropa ensangrentada. Tras las investigaciones se determinó que era de la niña de 9 años.

Por las muertes de las menores, la Justicia ecuatoriana lo condenó a 16 años de cárcel. Una vez sentenciado, Camargo guió a la Policía a los sitios exactos donde violó, asesinó y enterró los cuerpos de las mujeres. Muchos de los cadáveres ya estaban como osamentas y ocultos entre la vegetación.

L os tres primeros años, Daniel Camargo permaneció encerrado en una cárcel de Guayaquil. En 1989, la Policía lo trasladó al penal García Moreno de Quito. En la capital no duró mucho tiempo con vida.

En 1994, otro interno lo asesinó con ocho puñaladas. Se dice que era el hermano de una de las víctimas a las que violó Camargo. Fue enterrado en el cementerio de El Batán.

Califique
2
( votos)